Paladar Hendido y Labio Leporino Causas y Tratamientos

Tanto el paladar hendido como el labio leporino son defectos congénitos, es decir, problemas que surgen cuando el bebé aún se está desarrollando dentro del cuerpo de la madre. Suelen aparecer durante los primeros tres meses de embarazo y el niño puede nacer con ambos defectos o solamente con uno, aunque normalmente suelen estar asociados.

En este artículo te lo explicamos todo acerca del paladar hendido y el labio leporino y los tratamientos posibles para solucionar estos problemas.

paladar hendido labio leporino

¿Qué es el Paladar Hendido?

El paladar hendido se produce cuando el tejido que forma el paladar no termina de formarse de la forma adecuada. Esto provoca que haya hendiduras en la parte delantera o en la parte trasera del paladar. Los niños que nacen con esta condición pueden llegar a tener problemas a la hora de comer o a la hora de hablar. En algunos casos, también aparecen infecciones de oído, problemas con la dentición y pérdida de audición.

Los hombres son más propensos que las mujeres a padecer paladar hendido y labio leporino

El paladar hendido es bastante menos perceptible que el labio leporino al encontrarse en el interior de la cavidad bucal. En ocasiones, la úvula o campanilla puede aparecer también dividida en dos.

paladar hendido

¿Qué es el Labio Leporino?

El labio leporino se produce cuando el tejido que conforma el paladar no se une al labio superior antes del momento en el que se produce el nacimiento. Esto provoca una abertura en el labio superior que puede ser pequeña o que puede alargarse hasta alcanzar la nariz. Normalmente se sitúa en uno de los lados del labio aunque en raras ocasiones aparece justo en medio.

Los labios suelen formarse entre la cuarta y la séptima semana del embarazo. Es el momento en el que los tejidos de ambos lados de la cabeza crecen hacia el centro hasta formar poco a poco los rasgos faciales y por ello, hay que extremar los cuidados en el embarazo para evitar que se produzcan defectos como el labio leporino. El labio leporino supone el 15% de las malformaciones congénitas más comunes.

El labio leporino y el paladar hendido no tienen por qué darse siempre a la vez

que es el labio leporino

¿Cuáles son las Causas del Paladar Hendido y el Labio Leporino?

En realidad no se conocen a ciencia cierta cuáles son las posibles causas que provocan el paladar hendido y el labio leporino. Se cree que seguramente estos defectos congénitos se deban a una combinación genética a la que se suman factores externos con los que la madre entra en contacto durante los primeros tres meses de embarazo, desde determinados alimentos hasta algunos medicamentos.

Se han realizado algunos estudios de investigación en los que se ha tratado de encontrar factores comunes en bebés con paladar hendido y labio leporino para tratar de esclarecer algunas de sus causas posibles. Algunos de estos factores son:

  • Tabaquismo. Las mujeres que fuman durante el periodo de gestación tienen una mayor probabilidad de dar a luz a un bebé con paladar hendido y labio leporino frente a las que no son fumadoras.
  • Diabetes. Las mujeres embarazadas con diabetes diagnosticada muestran más disposición a tener hijos con defectos congénitos en el rostro que aquellas que no padecen diabetes.
  • Medicamentos. Existen determinados medicamentos como el topiramato o el ácido valproico que pueden perjudicar al desarrollo del bebé durante los tres primeros meses de embarazo. Por ello, siempre hay que consultar con el médico antes de tomar cualquier medicación durante el periodo de gestación y jamás se debe recurrir a la automedicación.
  • Antecedentes familiares. Al existir una base genética, los padres que tengan antecedentes de cualquiera de estos dos defectos pueden tener hijos que los padezcan.
causas del labio leporino y paladar hendido
  • Obesidad. Si la madre padece obesidad o engorda demasiado durante el embarazo puede dar a luz un niño con labio leporino o paladar hendido; por ello, es muy importante controlar el peso durante el periodo de gestación.
  • Rubeola. Si la madre sufre rubeola durante el embarazo, especialmente en los tres primeros meses de gestación, crecen las posibilidades de que el bebé nazca con labio leporino o paladar hendido. Es recomendable que la madre se haya vacunado antes de quedarse embarazada o que se realice análisis para asegurarse de la presencia de anticuerpos.
  • Nutrición deficiente. La deficiencia de vitaminas del grupo B (ácido fólico) puede producir alteraciones de la formación de los órganos del niño y también malformaciones en la formación del labio y del paladar.
  • Exposición a virus o productos químicos así como a un ambiente muy contaminado.
  • Consumo de drogas, alcohol y otras toxinas.
  • Estrés de la madre
  • Edad avanzada de la madre
porque aparece el labio leporino

Tratamientos

El tratamiento para el paladar hendido y el labio leporino depende de los siguientes factores:

  1. La edad del niño, su estado general de salud y su historial médico
  2. Las características concretas de la anomalía
  3. La tolerancia del niño a terapias y medicamentos
  4. El estado de otros órganos y partes del cuerpo que pudieran verse afectados
  5. La opinión y preferencias de los padres

Tanto el labio leporino como el paladar hendido pueden solucionarse mediante cirugía que se lleva a cabo normalmente antes de los 18 meses de edad. De forma adicional y si es necesario, pueden realizarse otro tipo de  intervenciones quirúrgicas. Por lo general la cirugía conlleva puntos de sutura que se disuelven durante la semana posterior a la operación y el niño sentirá algo de dolor los días siguientes que puede aliviarse con medicamentos.

tratamiento labio leporino

El niño necesitará un catéter intravenoso para alimentarse hasta que pueda comer y beber por la boca. Se sentirá molesto, especialmente en el caso del paladar hendido, y puede presentar hinchazones, moratones y sangrados normales tras la cirugía. El periodo de hospitalización suele oscilar entre uno y tres días.

Es posible que más adelante el niño necesite un injerto de hueso en el paladar para rellenar el espacio vacío en las encías superiores. De esta forma se fijan los dientes y se estabiliza la mandíbula superior. Esta operación se lleva a cabo cuando el niño tiene aproximadamente 8 años y el hueso se extrae de la cadera. En la adolescencia, en torno a los 14 años y si es necesario, se pueden realizar operaciones de cirugía estética para mejorar el aspecto facial.

Los niños que nacen con labio leporino y paladar hendido necesitan algunos cuidados especiales que deben recibir en casa. Los más importantes son los relacionados con la alimentación ya que es probable que el bebé tenga problemas para comer adecuadamente. Por suerte, existen tetinas y biberones especialmente adaptados para bebés que padecen estos problemas.

alimentacion labio leporino

Respecto a los problemas de audición, será el especialista quién determine hasta dónde llega su gravedad y cómo hay que proceder. En algunos casos, será necesario colocar unos tubos en los oídos del niño para drenar líquido y facilitarle la audición, aunque normalmente ese procedimiento suele llevarse a cabo al mismo tiempo que la cirugía para solucionar el paladar hendido.

El paladar hendido dificulta la pronunciación de algunas letras como la -t o la -s ya que la abertura del paladar hace que se escape el aire por la nariz. Por este motivo, cuando el niño empiece a hablar, puede que sea difícil comprenderlo y en este caso será necesario que acuda a terapia del lenguaje.

En resumen, los especialistas involucrados en los casos de labio leporino y paladar hendido son:

  • Cirujano plástico/craneofacial – un cirujano especializado en el diagnóstico y tratamiento de las anomalías del cráneo, los huesos faciales y el tejido blando; se coordinará con los ortodoncistas y otros especialistas.
  • Pediatra – llevará el seguimiento del niño durante su crecimiento y ayudará a coordinar al resto de especialistas.
  • Ortodoncista – se encargará de controlar la posición y alineación de los dientes para elaborar una solución con otros especialistas.
  • Terapeuta del habla – evaluará las capacidades de comunicación del niño.
  • Otorrinolaringólogo – controlará las infecciones del oído y la pérdida auditiva que puedan aparecer como efectos secundarios de la anomalía del niño.
  • Asesor genético – revisará la historia médica y familiar, y ayudará en el diagnóstico. También aconsejará acerca del riesgo en futuros embarazos.
  • Equipo de enfermería – actuará como enlace entre la familia y el equipo médico.
  • Trabajador social – proporcionará guía y consejo en cuanto a los aspectos emocionales y sociales de la anomalía del labio leporino y paladar hendido.
medicos labio leporino

Aunque al principio pueda resultar chocante para los padres saber que su hijo tiene labio leporino o paladar hendido, especialmente si afecta demasiado al aspecto físico del niño, es necesario saber que son defectos congénitos que no tienen por qué conllevar problemas graves para la salud.

Ambas anomalías pueden solucionarse mediante cirugía y otras terapias de forma que el niño pueda crecer haciendo vida normal como otros de su edad con el apoyo de varios especialistas.

Si te ha gustado este artículo sobre el Paladar hendido y Labio Leporino te recomendamos leer nuestra categoría sobre las Enfermedades Bucales, Específicamente la que tenemos sobre las Enfermedades del Paladar, sobre la cual puedes leer los siguientes artículos:

Paladar Hendido y Labio Leporino Causas y Tratamientos
5 (100%) 1 voto[s]

Deja un comentario