Faringitis durante el Embarazo – ¿El Bebé se ve Afectado?

La faringitis durante el embarazo es una afección que hay que tratar de evitar para que la futura madre no añada una molestia más a las que ya sufre de por sí por su condición. Sin embargo, una embarazada tiene las mismas posibilidades de contraer una faringitis que cualquier otra persona.

De hecho, como el organismo de la madre se encuentra trabajando el doble para protegerla no solo a ella sino también al bebé, es posible que su sistema inmune no pueda hacer frente a esa carga de la forma apropiada por lo que la embarazada puede ser más susceptible a resfriados.

faringitis en el embarazo

¿Qué es la Faringitis y Cómo se Contagia?

La faringitis es una infección de la garganta que supone la inflamación de la faringe y en ocasiones, también de las amígdalas. La faringitis puede ser viral o bacteriana dependiente de quiénes sean los agentes que la han provocado y puede transmitirse fácilmente a través del aire.

Si tienes dudas, lo mejor es que leas nuestro artículo con los Tratamientos para la Faringitis que hemos redactado.

En el caso de que la faringitis llegue como consecuencia de una gripe o de un resfriado común, se tratará de un proceso viral en el que el tratamiento consistirá en atenuar los síntomas para evitar las molestias.

Sin embargo, en el caso de que la faringitis tenga un origen bacteriano, especialmente por la bacteria streptococos de tipo A, será necesario que el médico aplique un tratamiento mediante antibióticos.

Es muy importante distinguir el streptococos del grupo A del grupo B ya que son bacterias totalmente distintas y la desinformación y búsquedas equívocas en Internet podrían alarmar a la embarazada y a quienes la rodean. La bacteria que provoca la faringitis streptocócica siempre es de tipo A.

embarazo con faringitis

Signos y Síntomas

El síntoma más evidente de la faringitis es el dolor de garganta, pero si éste aparece no hay por qué alarmarse ya que esta señal no siempre significa que hay una faringitis. Para determinarlo, es necesario atender a otro tipo de síntomas y, por supuesto, acudir al médico lo antes posible para que sea él quien dictamine a qué se deben las molestias en la garganta.

Algunos de estos síntomas son:

  • Inflamación y enrojecimiento de las amígdalas
  • Dolor de cabeza
  • Manchas blancas en la garganta o en las amígdalas
  • Debilidad, fatiga, falta de energía en general
  • Dificultad para comer y tragar
  • Inflamación de la garganta
  • Hinchazón alrededor del cuello
  • Fiebre
  • Exceso de sudoración
  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Pérdida de apetito
  • Tos y náuseas
  • Dificultad para respirar
  • Dolor abdominal
Hay que tener en cuenta que no tienen por qué aparecer todos estos síntomas para determinar que se padece una faringitis. En cualquier caso, ante la combinación de algunos de ellos, es necesario acudir al médico.

sintomas faringitis embarazo

¿Está la Madre Embarazada en Riesgo?

La faringitis no entraña ningún riesgo para la madre embarazada que no tenga también cualquier otra persona. En cualquier caso, debe acudir al médico ante el menor síntoma para poder poner un tratamiento lo antes posible y evitar así futuras complicaciones.

¿La Faringitis en el embarazo Afecta al Bebé?

Cuando hay una infección, el feto corre un gran riesgo. Esto no quiere decir que el bebé vaya a sufrir la misma infección sino que los síntomas de madre pueden afectarle de distintas maneras.

IMPORTANTE
La temperatura elevada del cuerpo de la madre, la tos y la intoxicación influyen en el estado del bebé por lo que es muy importante acudir al médico ante el menor síntoma.

Además, la mayor parte de los medicamentos están contraindicados durante el embarazo lo que hace que sea más complicado tratar la faringitis. Esto provoca, por tanto, que el tratamiento de la faringitis en el embarazo se alargue más que en otra persona y que el organismo de la madre y del bebé sufran.

Las bacterias y los virus que provocan la faringitis suelen afectar al sistema respiratorio así que el contenido de oxígeno en la sangre disminuye haciendo que le llegue en menor cantidad al bebé. Esto aumenta el riesgo de hipoxia fetal y de nacimiento prematuro.

causas faringitis embarazo

Tratamientos y Remedios para la Faringitis durante el Embarazo

Es importantísimo no recurrir a la automedicación, en cualquier caso. Hay que ser consciente de que, durante el embarazo, los sistemas y los órganos del feto aún no han terminado de formarse y cualquier anomalía puede provocar un fallo en el desarrollo del niño o incluso un aborto espontáneo.

En el caso de tratarse de una faringitis streptocócica, es decir, de origen bacteriano, el doctor impondrá un tratamiento a base de antibióticos que hay que cumplir a rajatabla incluso aunque los síntomas hayan desaparecido y la embarazada se encuentre recuperada del todo.

Existen tres tipos de antibióticos a los que los médicos suelen recurrir para tratar una faringitis bacteriana en embarazadas.

  1. Cefalexina. No afecta a la fertilidad de la mujer ni tampoco causa ningún tipo de daño al feto. Atraviesa la placenta y se distribuye en los tejidos fetales directamente. Sin embargo, no existen estudios demasiado concluyentes así que el médico recurrirá a la cefalexina solo si es realmente necesario.
  2. Penicilina. No ha mostrado ningún tipo de perjuicio en mujeres embarazadas que no tengan alergia a la penicilina. Si durante las tomas se produce diarrea que dura varios días o que parece contener sangre, puede ser una señal de alergia y será imperativo consultar con el doctor para que realice un cambio de antibiótico. Aunque la penicilina pasa a la leche materna en pequeñas cantidades, no se han observado efectos secundarios perjudiciales durante la lactancia.
  3. Amoxicilina. No tiene ningún efecto perjudicial sobre el crecimiento o el desarrollo del bebé, aunque no se han realizado estudios suficientes. Este antibiótico solamente se recomienda en el caso de que los beneficios que suponga sean superiores al riesgo que pueda entrañar su toma.

Para aliviar los síntomas, se pueden tomar analgésicos como el paracetamol para aliviar el dolor y antipiréticos para reducir la fiebre en el caso de que sea necesario. No se recomienda sin embargo tomar aspirina ni ibuprofeno, pues podrían resultar perjudiciales.

remedios faringitis embarazo

Hacer gárgaras con agua tibia y sal ayudará a aliviar el dolor de garganta. Algunas embarazadas han manifestado que, si se sustituye la sal por cúrcuma, el efecto también es beneficioso. Es conveniente que la embarazada hable lo menos posible o que use un tono de voz bajo para evitar molestias en la garganta.

Como analgésicos naturales, se pueden tomar infusiones y tés que no contengan cafeína como el té verde, la infusión de manzanilla, el té de limón con canela, etc.  que pueden ayudar a reducir el dolor de garganta. En cualquier caso, antes de tomar cualquier té o hierba es recomendable consultar con el médico.

En ningún caso hay que usar aerosoles para la garganta ni caramelos o pastillas de venta en farmacias para aliviar el dolor de garganta. Estas sustancias pasan a la sangre y, por tanto, al feto, y podrían resultar perjudiciales para el mismo.

infusiones faringitis embarazo

El descanso es importante para la recuperación de una faringitis. Además, hay que evitar los alimentos salados, picantes y amargos y también ingerir comida demasiado caliente o demasiado fría, pues podría afectar a las molestias en la garganta. La embarazada debe prescindir de dulces pues el azúcar crea un entorno favorable para el desarrollo de las bacterias.

Por último, las duchas de agua tibia resultan muy beneficiosas para bajar la fiebre así como colocarse compresas frescas en las muñecas, la nuca y los tobillos.

Cómo Prevenir la enfermedad

Aunque es complicado prevenir por completo la faringitis, sí hay medidas que se pueden tomar para tratar de evitarla en la medida de la posible.

La primera medida a tomar es mantener una hidratación constante ya que reduce el riesgo de infecciones en el organismo.

La higiene es una acción muy importante; la embarazada debe lavarse las manos con frecuencia, especialmente cuando sale a la calle y está en contacto con objetos que han tocado otras personas y que pueden contener la infección en su superficie.

evitar faringitis embarazo

Es conveniente que la embarazada se ponga la vacuna contra la gripe para evitar contagiarse del virus y esquivar así una faringitis viral. De hecho, la vacuna de la gripe puede llegar a proteger al bebé hasta los seis meses de edad. Se puede consultar con el médico la posibilidad de ponerse otras vacunas que eviten la adquisición de cualquier otra enfermedad que pudiera derivar en una faringitis.

Hay que evitar exponerse a cambios bruscos de temperatura. Especialmente durante el verano y el invierno, es necesario regular el aire acondicionado y la calefacción respectivamente para que no afecte a la garganta.

Si alguien del entorno de la embarazada sufre resfriado o gripe, es conveniente que se mantengan alejada de éste y que no entre en contacto con objetos que haya tocado para prevenir el contagio. Además, si se encuentra en lugares muy concurridos de gente, la embarazada puede cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo o incluso usar guantes como, por ejemplo, en el transporte público.

Por último, es esencial que la madre mantenga una dieta equilibrada rica en antioxidantes como los cereales integrales, el aceite de oliva o verduras y frutas de color verde, naranja y amarillo, junto con una adecuada hidratación.

Si te ha gustado este artículo sobre la Faringitis Durante el Embarazo entonces probablemente quieras leer algunos similares sobre las enfermedades de la boca más comunes, específicamente tenemos una categoría 100% dedicada a las enfermedades de la garganta y además tenemos una larga colección de artículos relacionados con la Faringitis, esos artículos te los presentamos a continuación:

Faringitis durante el Embarazo – ¿El Bebé se ve Afectado?
5 (100%) 3 voto[s]

Deja un comentario