La Faringitis Crónica – Causas, Síntomas y Tratamientos

La faringitis crónica es una de las dolencias que más se suelen padecer. No se trata de una enfermedad grave ni peligrosa pero es conveniente acudir al médico ante los primeros síntomas para evitar que surjan complicaciones y también para poder aliviar las molestias que producen.

La diferencia respecto a la faringitis normal es que las molestias de la faringitis crónica, especialmente la inflamación de garganta y el carraspeo, pueden llegar a convertirse en permanentes incluso durante años.

faringitis cronica

Qué es la Faringitis Crónica

La faringitis crónica consiste en un proceso inflamatorio o irritativo crónico (aunque pueden darse ambos casos simultáneamente) de la mucosa faríngea. A diferencia de la faringitis aguda, no contiene ningún agente infeccioso ya que está provocada por agentes externos.

Lectura Recomendada: Síntomas y Remedios de la Faringitis

Está causada por un debilitamiento de la mucosa faríngea que se produce por distintas sustancias irritantes, alergias o factores ambientales externos. Además, hay personas que tienen cierta predisposición genética a padecer esta afección.

que es la faringitis cronica

Tipos de Faringitis Crónicas

Dentro de la faringitis crónica se pueden distinguir tres tipos diferentes que ayudan a que el médico pueda aplicar el tratamiento más idóneo dependiendo del caso concreto.

Faringitis crónica simple

Este tipo de faringitis crónica es la más común y se caracteriza por provocar una mucosa faríngea especialmente inflamada e irritada. No hay signos aparentes de enfermedad ni tampoco hay fiebre.

Faringitis crónica hiperplásica o granulosa

En este caso, además de la inflamación e irritación de la mucosa faríngea, aparece una mucosa granulada debido a que el tejido linfático de la faringe se agrande y se vea de color rojizo. Este tipo de faringitis es el más común entre los fumadores. La aparición de estos gránulos en las secreciones pueden llegar a provocar náuseas por la constante sensación de tener algo en la garganta.

Faringitis crónica seca o atrófica

En esta última fase, además de la inflamación, la irritación y el agrandamiento del tejido linfático de la faringe, se produce una incómoda sensación de sequedad en la garganta debido a que la mucosa se seca. Es muy habitual entre las personas mayores y en entornos con climas secos y cálidos por lo que se nota mejoría en ambientes húmedos o cercanos al mar. La sequedad y la inflamación de la garganta pueden provocar sensación de ahogo especialmente al dormir.

tipos de faringitis cronica

Cuáles son las Causas de la Faringitis Crónica

En realidad, es difícil determinar con exactitud cuáles son las causas de la faringitis crónica. Por lo general, se suelen relacionar con situaciones adversas:

  • Calor o frío excesivo, algo que se da especialmente por el abuso del aire acondicionado en verano y la calefacción en invierno
  • Sequedad ambiental
  • Agentes irritantes externos como el humo o el polvo
  • Respirar por la boca en lugar de por la nariz
  • Trastornos hormonales como la menopausia o el hipotiroidismo
  • Trastornos metabólicos como la diabetes
  • Ausencia de amígdalas por cirugía previa
  • Envejecimiento
  • Debilidad de la mucosa faríngea
  • Reflujo gastroesofágico que irrita los tejidos de la faringe.
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Comida demasiado picante
  • Contacto con agentes alérgenos que inflaman la faringe
causas de la faringitis cronica

Señales y Síntomas de la Faringitis Crónica

Los síntomas de la faringitis crónica pueden llegar a ser muy variados y son fácilmente confundibles con los de otras dolencias.

Algunas de estas señales son:

  • Sensación de sequedad en la garganta
  • Sensación de tener algo en la garganta
  • Dolor de garganta muy punzante
  • Necesidad de carraspear constantemente
  • Dolor al tragar
  • Secreciones incoloras y densas
  • Náuseas
  • Tos irritante

Algunas personas pueden sufrir trastornos de sueño y sensación de ahogo

Sin embargo, estos síntomas no son permanentes, es decir, que suelen manifestarse cuando el enfermo se expone a alguno de los agentes causantes de la faringitis. Además, los síntomas también dependen del tipo de faringitis crónica que se padezca, pudiendo simplificarlo de la siguiente manera:

Faringitis crónica simple Faringitis crónica granulosa Faringitis crónica seca
Tos irritativa, carraspeos, incomodidad al tragar, enrojecimiento de los tejidos, sensación de tener algo en la garganta. A los síntomas anteriores, se une la inflamación severa del tejido linfático lo que aumenta la incomodidad al tragar y la necesidad de carraspear. A lo anterior se une la atrofia de la mucosa de la faringe que se vuelve seca y brillante. Además, aparece una mucosa viscosa y el riesgo de desarrollar laringitis o rinitis.

sintomas de la faringitis cronica

Remedios y Tratamientos

Para poder aplicar un tratamiento, el médico necesita llevar a cabo un diagnóstico por exclusión mediante una exploración otorrinolaringológica que descarte enfermedades más graves. Esto, unido a determinadas pruebas de laboratorio será lo que ayude al doctor a recetar el tratamiento más adecuado al tipo de faringitis crónica que padezca el paciente.

Al no tener un componente infeccioso, los tratamientos a base de mucorreguladores, pomadas nasales o complejos de vitaminas suelen resultar de mucha eficacia a la hora de aliviar los síntomas de la faringitis crónica. El médico también puede recetar antiinflamatorios locales y medicamentos para recuperar la voz en caso de que ésta haya quedado afectada por la faringitis.

tratamiento para la faringitis

Por otro lado, también se suele recomendar evitar los ambientes adversos que puedan empeorar la situación como, por ejemplo, aquellos demasiado secos o en los que haya humos. Del mismo modo, hay que tener precaución con las temperaturas demasiado extremas del aire acondicionado y de la calefacción. Si el paciente es fumador, es fundamental que deje el tabaco en caso de sufrir faringitis crónica.

Es importante mantenerse siempre hidratado

Cuando la faringitis está motivada por trastornos gatroesofágicos es conveniente cambiar la dieta para evitar el reflujo y evitar los alimentos demasiado picantes. Además, el médico puede prohibir el uso de antiácidos y el consumo de alcohol.

dieta blanda para faringitis

Sin embargo, cuando la faringitis crónica se presenta de forma demasiado habitual o tiene tendencia a generar otros problemas más graves, el médico puede recomendar una intervención quirúrgica

Estas operaciones pueden ser una adenoidectomía, en la que se extirpan las vegetaciones, o una amigdalectomía, que consiste en la extirpación de las amígdalas. Dependiendo del caso, el especialista decidirá incluso llevar a cabo las dos intervenciones.

Remedios Caseros

Además de los medicamentos que recete el doctor, también hay una serie de acciones que se pueden realizar en casa para ayudar a aliviar las molestias causadas por la faringitis crónica.

  • Gárgaras de agua con sal. Consiste en disolver una cucharadita de sal en medio vaso de agua para hacer gárgaras sin tragarse el líquido. Si provoca demasiadas molestias es mejor no repetir.
  • Bicarbonato. Este remedio es igual que el anterior solo que sustituyendo la sal por el bicarbonato. Éste tiene propiedades asépticas y calmantes muy adecuadas para aliviar las molestias de la faringitis.
  • Zumo de limón y miel. Esta combinación es ideal para suavizar la garganta y desinfectar la zona. De hecho, en las farmacias son muy populares los caramelos de limón y miel para aliviar cualquier molestia relacionada con la garganta. Para preparar el remedio, hay que añadir una cucharada de miel al zumo de un limón. La mezcla puede rebajarse con agua.
limon y miel para la faringitis
  • Vapores de menta y eucalipto. Este remedio es muy útil para aliviar tanto la hinchazón como la sequedad de garganta. Se prepara poniendo en agua hirviendo las hojas de estas plantas y después, respirando el vaho que sale del agua. Para aprovechar al máximo los efectos del vapor, es recomendable colocarse una toalla sobre la cabeza y los hombros para que no se disperse por la habitación y pueda ser respirado más fácilmente.
  • Beber agua. Sin duda, es el remedio más sencillo pero también uno de los más importantes pues es conveniente estar hidratado para combatir esta afección. El agua, además, ayuda a disolver la mucosa ayudando así a que la respiración sea más fluida.
  • Infusiones de manzanilla y melisa. Ambas plantas son conocidas por sus efectos analgésicos y calmantes por lo que resultan ideales para aliviar el dolor de garganta que provoca la faringitis crónica. Su preparación es fácil pues consiste en añadir las flores, en el caso de la manzanilla, o las hojas, en el caso de la melisa, al agua hirviendo para después dejar reposar y consumir. Se puede añadir un poco de miel.
arandanos para faringitis
  • Consumir arándanos. Estos frutos son unos de los mejores antiinflamatorios naturales así que es recomendable consumirlos al natural, en batido o en forma de papilla.
  • Batido de fresa, naranja y piña. Sin duda, es uno de los remedios más deliciosos para combatir las molestias de la faringitis crónica. Aporta una gran cantidad de vitamina C que ayudará al organismo a reforzar el sistema inmunológico para protegerse de la faringitis.
  • Cubrirse la garganta. Es recomendable cubrirse la garganta en caso de faringitis para protegerla de los cambios de temperatura. Aunque esta afección es más común en invierno, también puede aparecer en pleno verano así que habrá que escoger bufanda o fular dependiendo de la época del año que sea.
  • Dieta blanda. La faringitis provoca dificultades para tragar así que lo más cómodo para evitar molestias es consumir alimentos como frutas, verduras, legumbres sin piel y pasta y arroz muy cocidos.

Si quieres más artículos como este sobre la Faringitis Crónica puedes leer nuestra categoría de Enfermedades Bucales, la de enfermedades de la garganta o específicamente todo lo que tiene que ver con la faringitis en los artículos que te presento a continuación:

La Faringitis Crónica – Causas, Síntomas y Tratamientos
5 (100%) 2 voto[s]

Deja un comentario