Carillas dentales: Opinión, Problemas e Inconvenientes

Las carillas dentales se han convertido en uno de los tratamientos estéticos favoritos en los últimos años, y es que es una solución muy eficaz para tratar determinados problemas, como las pequeñas roturas, o la pérdida de color que se tiende a sufrir en la dentadura con el paso del tiempo.

carillas dentales

En general, este tratamiento se ha convertido en uno de los más demandados por la naturalidad y eficacia de sus resultados, pero es importante informarse bien y consultar siempre con un especialista para que éste pueda realizar un estudio personalizado y determinar, gracias al mismo, si el paciente tiene una verdadera idoneidad para el tratamiento de carillas o no. Es decir, que las modas o la opinión de nuestros familiares y amigos puede ser importante a la hora de pensar si las carillas podrían ser esa opción que realmente se necesita, pero nunca debe ser la única razón que motive una decisión tan importante como es un tratamiento de odontología estética, ya que no todas las personas son aptas para un tratamiento de carillas u otros tratamientos.

Opiniones y recomendaciones según el tipo de carilla

Principalmente podemos destacar dos tipos diferentes de carillas, que son, las carillas de composite y las carillas de porcelana. Ambas se diferencian por los materiales con los cuales están fabricados y también por el tiempo que durarán, siendo las carillas de porcelana mucho más duraderas que las de composite.

Esto quiere decir que si lo que buscamos es un tratamiento que nos pueda durar mucho en el tiempo, más allá de una década incluso, y que el aspecto visual esté más perfeccionado y con mayores signos de naturalidad, deberíamos decantarnos por las carillas de porcelana.

opiniones carillas dentales

Evidentemente el presupuesto es un factor muy importante a la hora de decidirse por un tratamiento estético u otro (a veces el factor principal), y esto hace que debamos tener en cuenta también las carillas de composite, igualmente eficaces pero menos duraderas y mucho más económicas. Las carillas de composite poseen a su vez otras ventajas, además de su precio, como por ejemplo el hecho de que podemos recibir el tratamiento de forma mucho más rápida e inmediata debido a que pueden realizarse en la propia clínica.

Las carillas de porcelana han avanzado mucho más que las de composite, y de ahí que su precio sea más elevado. En este sentido, las carillas lumineers se posicionan como una de las preferidas por los clientes más exigentes, dado que se trata de un tipo de carilla de porcelana totalmente revolucionario, con una resistencia y durabilidad que puede sobrepasar los 20 años. Además, las carillas lumineers poseen una finura inigualable, lo que hace posible que pueda instalarse cada funda en la dentadura del paciente sin que sus dientes originales tengan que modificarse y prepararse tanto como en otros tratamientos.

Las carillas de porcelana siguen progresando en su evolución, existiendo también ya otro tratamiento más revolucionario incluso que las carillas lumineers, que son las llamadas carillas E-Max, con un aspecto natural y un nivel de resistencia casi tan grande como el que nos proporcionan habitualmente los dientes originales. Estas carillas E-Max son de porcelana cerámica, un material de alta tecnología líder en el mercado, e incorporan en su fabricación el sistema tecnológico “cad cam”, consistente en la utilización del ordenador para realizar las simulaciones oportunas y un diseño y fabricación de las piezas exacto, evitando así posibles errores humanos. Una tecnología que se utiliza también en la fabricación de los implantes dentales y que permite obtener resultados muy precisos y asegurarse con mayores garantías, si cabe, el éxito del tratamiento en los pacientes.

Problemas que podrían impedir un tratamiento de carillas

Como cualquier otro tratamiento médico u odontológico, no todo el mundo puede hacerse un tratamiento de carillas y, para averiguar si somos aptos o no antes de realizarnos el mismo, es necesario que un profesional odontológico estudie nuestro caso en particular y nos especifique si existen problemas de salud que podrían hacer que el tratamiento de carillas no fuese recomendable.

Si eres de las personas que están planteándose este tipo de tratamiento estético para mejorar la sonrisa, estas son las cosas que deberías saber en torno a posibles incompatibilidades:

  • Problemas de escasez de esmalte dental.
  • Enfermedades de las encías o problemas periodontales.
  • Falta de higiene bucodental generalizada.
  • Problemas de sensibilidad dental.
  • Problemas con el sustrato dental u otros de adhesión que impidan la fijación de las carillas.

Otras consideraciones que es preciso tener en cuenta

Mejorar la sonrisa no es un asunto solo estético, ya que puede hacer que el ánimo de la persona cambie y mejore y que su forma de ver la vida y de enfrentarse al mundo se vuelva mucho más segura y decidida. Por eso es importante no pensar en un tratamiento de carillas como algo simple y contactar con un profesional que sepa informarnos adecuadamente sobre todos los pros y los contras, sobre las opciones que existen en el mercado y sus presupuestos, sobre la durabilidad del tratamiento, si se necesita realizar algún otro procedimiento…etc.

Dicho profesional debe encargarse de elaborar un estudio previo en el cual se especifique si necesitaremos someternos a una limpieza dental, por ejemplo, o se nos pregunte por el grado de nuestra sensibilidad en dientes y encías u otros problemas de mayor calado. Además, en dicho estudio deberían tomarse también las fotografías y radiografías oportunas para las pruebas diagnósticas y para el diseño de la sonrisa de forma digital, una vez se confirmase el tratamiento, y como preludio del resultado final.

No debemos olvidar que el tratamiento de carillas, a diferencia de otros tratamientos como el blanqueamiento dental, es prácticamente permanente y puede modificar el estado de nuestros dientes originales en mayor o menor medida, dependiendo del tipo de carilla por el cual nos decantemos.

Otro aspecto importante es que las carillas nos permiten hacer modificaciones de un determinado número de dientes y que no precisan trabajar, a priori, con toda la estructura dental, lo que puede suponer un importante ahorro económico para el paciente. Por ejemplo, si lo que necesitamos mejorar es el aspecto de nuestras muelas, se recomiendan mejor otro tipo de tratamientos, como las coronas, ya que al ser dientes que no son visibles en la sonrisa pueden recibir otro tipo de tratamientos más resistentes y duraderos.

Reflexionar sobre la idoneidad del tratamiento para nuestra boca y para ese objetivo de mejorar la sonrisa que nos hayamos propuesto es fundamental, puesto que las carillas no permitirán que con el tiempo nos hagamos un blanqueamiento dental, por ejemplo, dado que sería muy complejo poder trabajar con la misma gama cromática y sería preciso volver a realizar el tratamiento de carillas con unas nuevas láminas para poder igualar y equilibrar la tonalidad de las piezas.

Todas estas consideraciones deben tenerse en cuenta antes de tomar una decisión y siempre contando con profesionales de la odontología, con el fin de no arrepentirnos o acabar con un tratamiento irreversible que no era lo que en realidad buscábamos. Con un buen asesoramiento serio y profesional, podremos alcanzar los objetivos propuestos y dar con esa sonrisa que será capaz de hacernos pisar el suelo con mucha más confianza y seguridad personal.

Si te ha gustado nuestro artículo con nuestras opiniones de las carillas dentales, te invitamos a leer sobre otros artículos de la categoría de tratamientos dentales o específicamente la que tenemos sobre implantes dentales, de la cual te dejamos unos artículos a continuación:

Carillas dentales: Opinión, Problemas e Inconvenientes
5 (100%) 1 voto[s]

Deja un comentario